Diseño Intruccional

5 pasos para generar un Diseño Instruccional efectivo

Seguramente has oído escuchar de la famosa tarea de ordenar contenidos para lograr un curso de e-learning exitoso. O te has percatado de que existen profesionales que se dedican a organizar los materiales, con el fin de que puedan ser comprendidos por una determinada audiencia. Estamos hablando de importantísima instancia de Diseño Instruccional.

Cuando hablamos de Diseño Instruccional o DI nos referimos a la “toma de decisión sobre la selección de contenidos de enseñanza, de los objetivos a conseguir, de la metodología a usar y del tipo de evaluación a emplear, en relación con las características de los participantes y otros condicionantes». (Hernández P. , 1995).

5 pasos

En la actualidad, los diseños educativos o instruccionales funcionan bajo una mezcla de contenidos, en un ambiente flexible y de autoaprendizaje. Y es por ello que necesitamos que sea completamente efectivo. Independientemente de que se trate de un curso presencial o en línea, es importante que tengas en cuenta lo siguiente para llegar a esa eficiencia:

 

1. Establecer un buen procedimiento de análisis de necesidades:

Al determinar las necesidades formativas, estamos identificando los problemas y sus posibles soluciones.

 

2. Definir claramente los objetivos y metas:

Para esto, es necesario tener en cuenta las necesidades planteadas, el entorno, la audiencia, los contenidos y el motivo a través del cual se ofrecerá la formación. Los objetivos deben:

    • Hacer referencia al resultado esperado, mas no al proceso para lograrlo.
    • Ser específicos y evaluables, no amplios e intangibles. Es decir, un solo verbo medible. Verbos como conocer, entender, comprender, son muy subjetivos. No es conveniente redactar verbos como: aplicar y definir…, sino directamente utilizar el verbo aplicar, ya que para llegar a el, se supone que la audiencia ya ha pasado por el proceso de definición.
    • Ocuparse de los participantes, no de los formadores. Es preferible que los redactes tomando en cuenta a la audiencia como protagonista. Una frase muy útil es “Al final el curso (taller, módulo, unidad, lección), el estudiante (o participante) estará en capacidad de…” Cuando el objetivo se ocupa del formador o de la formación, estamos hablando de un propósito.

 

3. Seleccionar adecuadamente los contenidos:

Los contenidos son el conjunto de saberes o formas culturales cuya asimilación y apropiación por parte de los participantes se considera esencial para su desarrollo y socialización. Frente a los objetivos, es necesario que determines cuáles son los más pertinentes. En primera medida, los contenidos deben ser seleccionados y luego organizados, de acuerdo con su jerarquía y en función al resto de los elementos del diseño. Es importante tener presente en la organización atribuirles una la lógica del aprendizaje y disciplinar.

 

4. Establecer claramente las estrategias de apredizaje, dependiendo de la modalidad seleccionada:

Las estrategias son procedimientos que utiliza el facilitador para promover el logro de aprendizajes significativos en los participantes. Para un curso de modalidad en línea, estas estrategias deben ser muy bien establecidas. Veamos algunas de ellas:

    • Seleciona la herramienta que consideres adecuada para desarrollar tus contenidos, esto te permitirá presentar diversos recursos y actividades para cualquier tipo de audiencia. Puedes presentar desde documentos sencillos hasta más desarrollados como videos interactivos, juegos, proyectos, exámenes, estudios de casos, entre otros. ¿Se te ocurre alguno más?
    • Fomenta la participación a través de preguntas generadoras de discusión en los foros.
    • Da tiempo a la audiencia para que asimilen el aprendizaje y puedan realizar preguntas que permitan aclarar dudas.
    • Presenta siempre retroalimentación y soporte a los participantes.

 

5. ¿Cómo evaluamos en la formación virtual:

En el caso de los cursos en lína, debemos ya hablar de la e-evaluación. En este proceso electrónico de evaluar se conjuga la pedagogía y la tecnología para la planificación, diseño e implementación de actividades de evaluación, que logren beneficiar la autorregulación del aprendizaje de los participantes. La aplicación de las TIC al proceso de evaluación se ha presentado como el desarrollo de nuevos conceptos como el de evaluación asistida por el computador, y en los últimos años, el de e-evaluación.

 

Más adelante te presentaremos más informción sobre la e-evaluación… por lo pronto el DI es entonces la fase más importante para la construcción de un curso, sea cual sea la modalidad. En el mundo del e-learning el DI posibilita la instancia producción del curso y vela por el cumplimiento de los objetivos pedagógicos planteados. Esto beneficiará el proceso, reflejando mejoras tanto en todas las fases como en los distintos actores: diseñadores, especialistas y estudiantes.

 

Referencias

Díaz-Barriga, F., & Hernández, G. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México: Mc. Graw Hill. 2da. Edición. Hernández, P. (1995). Diseñar y enseñar. Teoría y técnicas de la programación y del proyecto docente. Madrid: Narcea, S.A. de Ediciones. Kort, G. (2001). El diseño educativo, un «traje a la medida». En O. Blake, D. Bronstein, G. Kort, N. Leoni, C. Provenzano, R. Szvarc, & M. Vásquez, Diseño educativo. Un camino para responder las necesidades de formación (págs. 23-48). Córdoba, Argentina: Ediciones Macchi. Mager, R. (1997). Cómo formular objetivos didácticos. El primer paso para el éxito de la formación. Barcelona: Gestión 2000. Oduber, E. (2011). Planificación del aprendizaje y diseño instruccional. Maturín: Petróleos de Venezuela, S.A. Oduber, E. (2020). El formador petrolero en el contexto de la era digital. Trabajo de grado para optar al título de Magister Scientarum en Ciencias de la Educación. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, Caracas. Polo, M. (2001). El diseño instruccional y las tecnologías de la información y la comunicación. Docencia Universitaria, II(2). Recuperado el 20 de junio de 2020 Rodríguez, G., & Ibarra, M. (2011). El largo camino hacia la e-Evaluación. ¿o hacia la u-Evaluación? En G. Rodríguez, & M. Ibarra, e-Evaluación orientada al e-aprendizaje estratégico en Educación Superior (págs. 21-31). Madrid: Narcea, S.A. de Ediciones. Ruiz, Y. (10 de marzo de 2014). e-EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE: Aproximación conceptual. (E. E. (UNED), Ed.) Aula Magna 2.0. Obtenido de https://cuedespyd.hypotheses.org/358#:~:text=Por%20tanto%2C%20la%20e%2Devaluaci%C3%B3n,por%20parte%20de%20los%20estudiantes.