Aprendizaje

La capacitación corporativa para detectar puntos débiles de tu empresa.

Ya hemos visto la importancia de integrar el aprendizaje corporativo a las compañías y los beneficios que les trae en aprendizaje corporativo para agilizar la organización empresarial. Sin embargo, podemos ir más allá de estos principales beneficios, tanto para empleados como para empleadores, hacia cómo el aprendizaje corporativo se vuelve clave en la motivación e incorporación del desarrollo de nuevos conocimientos para sus empleados. 

No sólo es un beneficio para la compañía en sí, sino que también cumple un rol esencial en la carrera profesional de cualquier persona. Hoy en día las compañías necesitan empleados que se sientan parte de un equipo y profesionales comprometidos a crecer y a desarrollarse profesionalmente. Por eso, los managers deberían apuntar a encontrar empleados valiosos para la empresa, ¿y la mejor forma? ¡A través del aprendizaje empresarial!

Para empezar,  es importante realizar un estudio de la productividad en tiempo real de cada área. Al ofrecer capacitaciones y prácticas laborales, se generan oportunidades para los managers de saber más sobre sus empleados, sus formas de organizarse y su nivel de productividad en equipo. El nivel de participación activa de cada empleado le dará una vista rápida de cómo ellos resuelven distintos tipos de problemas o errores que surjan en momentos críticos, especialmente cuando hay clientes o proyectos en riesgo. Esta es la mejor forma de observar quiénes se mantienen al ritmo de la compañía manteniendo el estándar objetivo. El mercado de la tecnología está en constante crecimiento y demanda por lo que se necesitan participantes activos, quienes ofrezcan soluciones a su negocio y no contratiempos. Al mismo tiempo, el aprendizaje corporativo refuerza las competencias y las respuestas ágiles a cambios logísticos y estratégicos. Existe una oportunidad de mejorar las áreas más importantes de su negocio y sus equipos en cuanto a eficiencia y nivel profesional.

Así mismo, algunas empresas pierden la oportunidad de identificar problemas con respecto a la falta de motivación, capacitación o experiencia en su equipo cuando eligen poner por delante los gastos de la capacitación corporativa en lugar de los beneficios que la misma ofrece. Muchos no se dan cuenta que es en realidad una inversión para sus organizaciones, ya que a largo plazo es más barato y accesible que contratar, preparar y adaptar a nuevos empleados. Por el contrario, se debería tomar máxima ventaja de los empleados con más experiencia en la empresa y ayudarles a crecer profesionalmente para obtener resultados en menor cantidad de tiempo. Cuando los empleados tienen la oportunidad de crecer profesionalmente y de avanzar en sus carreras, en un ambiente laboral que valora y recompensa su esfuerzo y compromiso, obtienen más seguridad en sus tareas y se involucran en una forma más positiva con su trabajo. Esta cadena de efectos resulta en un ámbito laboral en el que todos ganan, tanto los empleados como sus empleadores ya que habrá más eficiencia en el desarrollo de proyectos aún más importantes.

En resumen, la capacitación laboral ubica a la organización y manejo de tareas en gran desventaja en un mercado que busca y demanda profesionales que den lo mejor de sí mismos, estén comprometidos con la mejora profesional, los equipos de trabajo y los objetivos de la organización para la que trabajan. Es, realmente, una de las mejores inversiones que usted puede hacer para el funcionamiento correcto de su organización y productividad de la misma.